Archivo de la etiqueta: colaboración

ENSALADA DE ALUBIA BLANCAS CON ATÚN

Que sí, que empieza a hacer bueno. Al menos ya no hay nieve y la temperatura ha subido un poquito. Y yo qué sé, pues me he emocionado y os traigo otra ensaladita. Ya sé que la última receta también fue una ensalada pero es que no se parecen absolutamente en nada, pero ni un poquito.

Esta ensalada que os traigo hoy es de alubias blancas con atún y es perfecta para cuando empieza a hacer calor y eso de hacer un puchero se convierte en una especie de pesadilla. ¡Las legumbres también son para el verano! Y esta es una buena muestra de ello. Proteína vegetal, proteína animal, verdura… de todo un poco para hacerla una ensalada completita para plato único. ¿No os lo creéis? Os lo aseguro, es perfecta y llena mucho más de lo que parece. Sigue leyendo


ENSALADA CAMPERA

Aquí hace malo todo el tiempo. Vienen las vacaciones de Semana Santa y va a seguir haciendo malo. Es una realidad. Vivir en el norte es así… lluvioso y un poquito agotador ya. ¡Se me está desgastando el paraguas! Así que para enseñaros la nueva receta no puedo decir eso de “cuando hace calor una ensalada fresquita…”. No, no puedo, aquí no pasan esas cosas, aquí hace frío y llueve y este año hasta nieva…Pero oye, que una ensalada también se puede tomar en invierno, aunque sea marzo, aunque ya sea primavera. En este caso me he decidido por una ensalada campera que, reconozco, es de las que más me gustan. El aspecto es así un poco caótico pero es la gracia de esta ensalada, que vaya todo mezclado, nada de estar ordenadito. La receta es de Isasaweis que no hace falta que os presente porque es de sobra conocida. Sigue leyendo


CAZUELA DE SALCHICHAS CON PATATAS

Sí, yo he pensado exactamente lo mismo desde que leí esta receta y durante todo el tiempo que estuve preparándola. Incluso mientras escribo este post vuelve a mi mente esa imagen ¿cómo llamarla? ¿Curiosa? Por supuesto queridos lectores, estoy hablando de Leticia Sabater y sus “salchipapas”. Y pensar que cuando éramos pequeños la seguíamos por televisión con aquello de “A mediodía… ¡alegría!”. Sí, nuestra infancia fue… diferente.

Pero intenad aislaros de esa imagen o intentad convivir con ella con una mirada de nostalgia y disfrutad de esta receta que, os aseguro, es una pasada. La he hecho en la Crockpot, ya sabéis la olla de cocción lenta que se ha convertido en mi nuevo juguetito. La receta es de la mejor página de recetas de este tipo que existe en España, Crockpotting, no os la podéis perder.

Esta receta está buenísima pero habrá que reconocer que lo que se dice verdura no tiene mucha así que vamos a intentar completar el menú con una nueva colaboración. ¿No os gustaría acompañar este plato con unas deliciosas alcachofas? Si pincháis aquí tenéis un montón de recetas para inspiraros y comer un poquito de verdura, que siempre hace falta.

Pero vamos ya con la receta:

CAZUELA DE SALCHICHAS CON PATATAS

3 horas en cocción ALTA
400 g de patatas
225 g de salchichas frescas (en mi casa este tipo de salchichas las llamamos “salchichas de carnicería”)
Cebolla
Tomillo
Aceite
Sal
Pimienta negra

Trocear las salchichas en 3 o 4 partes si son de esas largas y quitarles la piel.

Pelar las patatas, lavarlas, secarlas y cortarlas en daditos.

Pelar la cebolla y cortarla en trozos grandecitos, de parecido tamaño a las patatas.

En una sartén con un poco de aceite pochar la cebolla con un poco de tomillo.

Después introducir las salchichas y saltearlas hasta que cojan un poco de color por fuera.

Añadir las patatas para que se mezclen los sabores.

Salpimentar y dejar unos 5 minutos hasta que cojan algo de color.

Meter todo en la olla, intentando que caiga la menos cantidad de grasa posible.

Cerrar la tapa y cocinar 3 horas en Alta.

Están increíbles de sabor y… (si no lo digo reviento) ¡A mediodía… alegría!
Un besazo a todos


HUEVOS A LA FLAMENCA

¡Martes y 13! Ni te cases ni te embarques. Bueno, pues no voy a hacer ninguna de las dos cosas, eso sí, os voy a enseñar una de esas recetas que te chupas los dedos. Debo decir lo primero que pido perdón a todos los sevillanos si esta receta no es perfecta, si no representa exactamente lo que es el plato tradicional. Desde luego está hecha desde el respeto (y la ignorancia también). No vaya a ser que me pase como a Jamie Oliver y su paella con chorizo (salvando las distancias claro, que por cierto, mi madre, grandísima cocinera, en su famoso “arroz tipo paella” también hecha chorizo y está que te mueres). En fin, que esta es mi receta de los huevos a la flamenca y que está increíble.Hace ya muchísimos años que visité Sevilla. Fue en 2010 y no era un martes y trece pero casi casi porque nos tocó la famosa huelga de controladores y fue una odisea llegar hasta allí desde Bilbao. Pero lo conseguimos y la verdad es que es de los lugares de España que más me ha gustado. Eso sí, fuimos a Sevilla una semana y nos llovió todos los días ¡lo nunca visto! (Luego otro año nos fuimos a Liverpool y no llovió nada, así es la vida).

La receta original es de Cocina Fácil de la revista Lecturas así que las reclamaciones a ellos jejeje.

Pero también os quiero hablar de una nueva colaboración. ¿Queréis completar el aporte de verduras a esta comida? Ya es bastante completa pero un poco más es ya perfecto. Pues os sugiero unas berenjenas fritas que me encantan. La receta pinchando aquí. Tenéis un montón de recetas con berenjenas os encantarán.

Al lío, os dejo la receta:

HUEVOS A LA FLAMENCA
Huevos (2 por persona para hacerlo completo, si coméis algo más poned uno por persona)
Taquitos de jamón
Guisantes congelados
Cebolla
Tomate natural triturado en lata
Pimiento rojo
Aceite
Sal
Pimienta negra

Pelar la cebolla y cortarla en juliana.

Cortar los pimientos en daditos.

En la propia cazuela de barro que luego meteremos al horno sofreir primero ambas cosas.

Cuando estén blanditos añadir un poco de tomate y que se reduzca un poco.

Después un puñado de guisantes congelados.

Salpimentar y dejar cocinando hasta que todo quede bien integrado.

Precalentar el horno a 200ºC.

Cascar los huevos encima y repartir también los taquitos de jamón.

Meter al horno unos 6-8 minutos, dependiendo de cómo os guste el huevo de cuajado.

Servir caliente.

Os chuparéis los dedos con esta receta tan sencilla y rica.
Un besazo a todos.


POLLO CON OREJONES, CIRUELAS Y DÁTILES (EN CROCKPOT)

Bueno, ya tengo mi nuevo juguete en casa: ¡tengo una crockpot! Os preguntaréis qué es esto. Es una olla de cocción lenta, para emular la cocina de las abuelas, esa que mantenía los guisos horas al fuego dándoles un sabor y una ternura difícil de conseguir de otra manera. Y encima es una gozada porque puedes dejarlo puesto, consume muy poco, y en ningún momento tienes que hacerle caso. Es una maravilla y os aseguro que los sabores son incomparables.La receta que os traigo hoy es de Crockpotting, el blog especialista en este tipo de comida. Os encantará. Hay millones de posibilidades. Pero esta vez yo he elegido el pollo con orejones, ciruelas y dátiles. ¡Para chuparse los dedos!

Centrémonos en la receta. ¿Conocéis la mezcla de especias Ras el hanout? He oído que significa “las mejores especias del mercado” y realmente lo son. Dicen que el origen es de Marruecos y que se compone de pimienta negra, comino, cardamomo, nuez moscada, canela, pimentón, jengibre… En realidad no hay una receta fija y eso lo hace todavía más especial. Da un toque árabe a tus platos y con el pollo quedan tan increíblemente perfecto que ya siempre querrás utilizarlas.

Pero donde de verdad podréis degustar este tipo de sabores y dejaros envolver por los olores y ese color de las especias tenéis que ir a Marruecos. Y si lo hacéis echad un vistazo a la web Viajes a Marruecos porque tenéis toda la información que os puede interesar. ¡Seamos sinceros, nada como probar la gastronomía de un país allí mismo, disfrutando de sus ciudades y sus paisajes!

Os dejo ya con la receta:

POLLO CON OREJONES, CIRUELAS Y DÁTILES (PARA CROCKPOT)
4 horas 30 minutos (para pechuga de pollo) en BAJA 
4 pechugas de pollo
1 cebolla
12 orejones
12 ciruelas pasas sin hueso
100 g de uvas pasas
12 dátiles sin huesos
Especias Ras el hanout al gusto
Aceite
Sal

Salar el pollo y espolvorear de especias al gusto.

Pelar la cebolla y trocearla en grande.

Saltear la cebolla en una sartén con un poco de aceite hasta que coja color.

Colocar en la olla todo alternando para que quede bien mezclado.

Cocinar 4 horas y 30 minutos en BAJA si son pechugas, seguramente con muslos y trozos que lleven hueso necesitaréis 5 horas y 30 minutos en BAJA.

Separar el jugo que suelta y reducirlo un poco en el fuego.

Bañar el pollo con esta salsa.

Una receta sencilla en esta olla tan increíble y un viaje virtual a Marruecos de manos de sus increíbles especias.
Un besazo a todos.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...